jueves, 3 de abril de 2008

¿Estamos realmente camino a un avivamiento espiritual? ¡¡Tienes que leerlo!!

Es bien fácil ser llevado por la corriente de este siglo.
¡¡Es tan trágico pensar que la luz de Dios habite en nosotros y que nuestros vecinos o compañeros de trabajo al mirarnos, sólo vean una persona más!!
Creo que la iglesia primitiva (que es nuestro patrón, ¿no?), era mucho más que un grupo de buenas personas que trataban de "portarse bien en el mundo". Ellos eran la representación viva de Cristo sobre la tierra.
Si bien Cristo, mostrando una vez más su inigualable poder y gloria, había ascendido a vista y paciencia de esos 500 discípulos, y físicamente ya no estaba en Jerusalén, por medio de ese grupo de creyentes, él aseguró su presencia y ya no en un lugar específico solamente, sino donde quiera que ellos iban, la presencia, la vida, la luz y el poder manifiesto de Cristo estaba presente a través de ellos.
Gente que vivió peligrosamente. Su fe no era un credo barato confesional de día domingo. Para ellos el ser cristianos era tener una sentencia de muerte sobre sus vidas, pero bien que gustosamente llevaban esa cruz, al igual que Su Maestro.
Quizá esa entrega y compromiso a la causa de Cristo les hizo acreedores del poder que había en ellos, mediante el cual experimentaron los milagros, las obras sobrenaturales del Señor y las hicieron manifiestas también entre el pueblo.
De seguro el secreto de su poder y vida abundante no radicada en predicaciones que promovían la prosperidad económica o la comodidad con el mundo (como predican los seudo apóstoles de nuestro tiempo), sino un mensaje radical que urgía a salir del mundo, a decidir que la vida eterna nos va a costar esta vida y que era (y sigue siendo necesario) calcular el costo.
Es una pena que tan ligeramente usemos las Palabras de Dios para decir que "Dios no cambia, que Jesucristo es el mismo ayer , hoy y por los siglos" (y por Dios que lo es), y que para nuestra propia vergüenza, tengamos que reconocer que hoy por hoy no hay en las congregaciones el poder y la autoridad espiritual que había en el ministerio del Señor y en la vida de esos creyentes.
Es verdad, Él no cambia, pero nosotros si lo hacemos y hemos llegado a pensar que podemos hacer la obra de Dios en nuestras propias fuerzas, usando nuestras propias estrategias, haciendo las cosas a nuestro modo. ¿¿Somos acaso más sabios que Dios?? ¿¿Es que Dios nos ha dado a nosotros más que lo que dio a hombres como Pablo o Pedro??
La Biblia dice que "todo el que fuere perfeccionado será como su maestro". Pero yo no veo tal cosa, sino sólo "grandes estrellas del jet-set evangélico" y qué poco de Jesucristo se ve en ellos. Si al menos sus palabras fueran las del maestro, pero ni eso, sólo te hablarán de como Dios quiere que seas rico y tengas todo lo que el dinero puede comprar. No hay un urgimiento a arreglar cuentas con Dios o a prepararnos para el rapto. Son falsos "profetas de la comodidad".
Yo quiero (y mis ojos lo verán), que por fin se levante un hombre de Dios de verdad. Lleno de Dios y que con autoridad de Dios ponga orden a este caos que hoy llamamos indignamente la obra de Dios. Que traiga verdadera luz a la casa de Dios, que juzgue conforme al corazón y no por apariencias. Un hombre que no haga diferencias entre el da mucho o el que apenas tiene para sustentarse así mismo. Un hombre al que le de igual predicar a uno que a mil, que no promueva sus campañas con la consigna "ven a recibir tu milagro" o "campaña de sanidad y milagros"después de todo JESÚS NUNCA LO HIZO, y si Él no lo hizo, ¿¿tenemos nosotros mayor autoridad que él para hacerlo, o somos más sabios que Él?? Y para los defensores de esta postura humana, déjame decirte que no importa cuánto des vuelta la Biblia, no encontrarás en ella sustento para justificar tal situación.
No mis amados, yo no lo voy a tolerar ni pienso hacerme cómplice de esta maquinaria religiosa humana que necesita artimañas para traer gente a la iglesia.
Si hay alguien que tenga un poco de Dios en su vida se dará cuenta que el engaño no está viniendo de afuera, son los falsos hermanos que están dentro, aquellos de los que habló el apóstol Pablo, los que están causando estragos entre el pueblo, y apartando a las ovejas del lado de su pastor. ¡¡Hay líderes que se ha apoderado de la iglesia que pertenece al Señor Jesucristo!!

Sabes hoy día yo escucho mucha gente hablar de avivamiento ¿Cuál avivamiento? De seguro no es un avivamiento de santidad, ni de poder, porque de eso estamos bien escasos, al punto que necesitamos importar gente que encaje con nuestra mentalidad de recurrir a "anzuelos" para atraer a la gente a las congregaciones. Les prometen que Dios los sanará, que Dios los prosperará, que Dios los hará felices, y si bien Dios puede hacer todo esto. NO podemos darnos el lujo de perder el norte. No olvidemos que nosotros somos llamados a continuar la obra que Cristo empezó. Jesús vino a predicar que el reino de los cielos se había acercado por lo cual era preciso arrepentirse y creer al evangelio. El evangelio es una buena nueva y la buena nueva no son las sanidades. Las sanidades son la señal del poder manifiesto de este reino que se ha acercado. La buena nueva es que el hombre perdido puede ser rescatado para Dios por el poder y sacrificio de la cruz de Cristo. Pero hoy al igual que entonces, hay líderes religiosos que tienen la mirada puesta en las cosas de la tierra antes que en las cosas de Dios.
Traemos gente de afuera con la esperanza de que en sus maletas o bolsillos o en su imposición de manos venga el tal anhelado avivamiento. ¿¿No tenemos biblias acaso en las que podamos ver que el avivamiento viene cuando los hombres se arrepienten, se apartan del mal y arreglan sus vidas delante y entonces el Espíritu Santo (que desea manifestarse) desciende y trae esa vida que falta??

Muchos de estos avivadores no harán más que confundir a un puebl0 que ya está lo suficientemente confundido con tanta basura extraña que llamamos doctrina de Dios (¡¡leamos nuevamente la biblia por favor!!. Los harán "pactar", por supuesto en términos económicos y les prometerán (como Elimás el mago) que el poder de Dios se puede comprar por decirlo de alguna forma. Y desde luego la bendición vendrá "si tienen fe". Si no la recibes (y es lo más seguro) será tu culpa. No creíste lo suficiente.

Salomón, es un buen ejemplo de este mover que hay hoy: tuvo el conocimiento y la prosperidad que los seudo apóstoles contemporáneos se mueren por tener y con todo su conocimiento y prosperidad terminó en la apostasía.
¿¿Y sobre los que vienen de fuera trayendo el avivamiento??
Bueno ellos se llevan la mejor parte... nuestro dinero. Es tan fácil como eso.
Ah, ¿¿y el avivamiento?? Dura el rato que "predican" y se va de vuelta con ellos en el avión.

Voy a para aquí por hoy, fue suficiente por hoy. Pero mientras Dios me vida y salud esto continuará. Saca tus propias conclusiones. Que Dios te ilumine

6 comentarios:

Anónimo dijo...

wow!! que asombroso!! nunca lo habia visto de ese punto de vista
ni tampoco el porque de que hoy se predica tanto de la prosperidad siendo que debemos seguir la manera en que Cristo predicaba y que yo sepa Cristo no predicaba del dinero ni de la prosperidad economica
me ha iluminado mi mente mi coraon con la verdadera palabra de que realmente que significa verdadero avivamiento
Dios le bendiga mucho
llenandole cada dia mas de la sabiduria de Dios

Anónimo dijo...

Pastor Gabriel me parece muy buena pagina donde se habla la Palabra de Dios
gracias a Dios que encontre esta pagina
la recomendere
excelente palabra

Anónimo dijo...

!Dios le bendiga!

Raul Ricardo dijo...

Verdaderamente como dice 2º Cronicas 7:14 ese es el camino para un avivamiento; espero que no sea demasiado tarde para que el pueblo de Dios recapacite y principalmente sus siervos, gracias por este mensaje, Dios lo bendiga.

Anónimo dijo...

Pastor: Hace algún tiempo he tenido esta carga por la iglesia, me he dado cuenta que lo que se predica en muchas iglesias dista mucho de lo que nos habla la biblia y en verdad tengo celo por esto. En este momento el Señor me tiene aquí estudiando su Palabra intensamente, pidiendo revelación y muy seguramente me pondrá a readgüir a la iglesia para que en verdad se viva un verdadero aviamiento, lo que quiere decir que debemos empezar por el principio, un verdadero ARREPENTIMIENTO

Anónimo dijo...

ESTOY DE ACUERDO CON TU PUBLICACION. POR ESO ES MUY BUENO CONOCER LA VERDAD. PARA SER LIBRES DE TODO ENGA`
NO. QUE DIOS TE BENDIGA!!!!!JESUS ES EL CAMINO LA VERDAD Y LA VIDA... ALELUYA!!!!